Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Té de manzanilla

te de manzanilla

Té de manzanilla, la infusión amiga en los procesos digestivos

No cabe duda de que el té de manzanilla es una de las bebidas naturales más consumidas en todo el mundo. Su origen, lejano en el tiempo, remite a los continentes europeo y asiático, expandiéndose luego, debido a sus propiedades medicinales, al territorio americano. Fueron los monjes del Medievo los responsables de transmitir los conocimientos sobre esta hierba, y de tantas otras, cuyos beneficios son tan numerosos para la salud. La manzanilla tiene un sabor dulce, suave y se puede tomar en cualquier época del año con otros ingredientes. Llama la atención que en épocas pasadas se utilizase en sustitución del lúpulo para dar ese punto de amargura a la cerveza.

Cómo preparar el té de manzanilla

La forma de preparar esta infusión no tiene mayor complejidad. Para ello debemos proveernos de unas flores secas de manzanilla, o las bolsitas ya preparadas del herbolario, y el equivalente a una taza de agua. Luego pondremos a hervir el agua unos minutos y colaremos la mezcla, dejándola reposar. También podemos añadir miel o jugo de limón, que aumenta el efecto relajante. Para los días del verano es ideal servirlo muy frío a causa de su poder refrescante. Si queremos darle un sabor a anís dulce, nada mejor que las semillas de hinojo. Ricas en vitaminas A y C, facilitan el proceso digestivo y solucionan problemas de la piel como las erupciones o los forúnculos.

Propiedades

Ya lo decía Bernard-Paul Heroux: “No existe problema tan grave o tan grande que no se reduzca con una buena taza de té”. Pero para qué sirve el té de manzanilla, cuáles son sus propiedades. Una de las más extendidas es la que se refiere al proceso digestivo, ya que alivia las molestias derivadas de la gastritis, como las náuseas y los dolores. Debido a sus características antiinflamatorias relaja los tejidos y el músculo intestinal, facilitando la digestión. También es muy recomendable para los cólicos y las flatulencias. Igual de conveniente es para las personas que sufren de insomnio o ansiedad a causa de sus propiedades relajantes. Una taza antes de dormir reduce los síntomas propios del estrés, induciéndonos al sueño y a un descanso reparador. Esta infusión también tiene propiedades antialérgicas, por lo que es muy aconsejable para los problemas derivados de esta afección, como el dolor de cabeza o la congestión nasal.

Beneficios

Los beneficios del té de manzanilla son muy numerosos. Esta infusión actúa como un antibiótico natural, ya que reduce las infecciones y ayuda a cicatrizar las heridas leves. Además, es buena para tratar los eczemas y los problemas de la piel como el acné. Una taza en ayunas y en las comidas también es muy aconsejable para las personas que padezcan la diabetes tipo 2, se produce cuando el cuerpo es incapaz de segregar correctamente la insulina, ya que ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre. Los beneficios del té de manzanilla son muchos, alivia el resfriado y el asma, es diurética, mejora la salud ocular, refuerza el cabello y proporciona brillo a nuestra piel, entre otros.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones del té de manzanilla son mínimas Se recomienda un uso prudente, dos o tres tazas al día, y no tomarlo cuando nos hallemos en tratamiento con antibióticos. Para los procesos de embarazo conviene consultar con el médico.