Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Té de rooibos

te de rooibos

Conoce el mejor «té rojo» de la actualidad

En Sudáfrica durante el siglo XVII comenzó a consumirse una planta que en nuestra época ha ganado mucha popularidad; su clasificación científica se sitúa en el año 1772 por el botánico Carl Thunberg, sin embargo, se conoce que quien la estudió a profundidad fue un médico y botánico de apellido Nortier. La planta de la cual hablamos es el rooibos, también conocido como arbusto rojo; su preparación es reconocible bajo el nombre de té rooibos, no realmente porque sea un té, sino por el hecho de que se consume como infusión.

Las variadas formas de preparar el té rooibos

  • Los pasos para la preparación de este té rojo son muy sencillos, tanto como para cualquier infusión.
  • Se hierve la cantidad de agua correspondiente para el consumo, por ejemplo, un litro.
  • Cuando ya se encuentra hirviendo se coloca en ella las hojas de rooibos con una cuchara o en un saquito para té.
  • Una vez listo, se apaga el fuego y se deja reposar por 5 o 10 minutos.

Ya para finalizar se puede consumir el té frío o caliente, sin o con endulzantes como azúcar y miel. Este té puede tomarse solo, pero para variar su preparación y así consumirlo diariamente, sin aburrirse, recomendamos tomar en cuenta que puede combinarse con leche, batido de frutas, pomelo, limón con jengibre, o vainilla.

El rooibos; propiedades químicas

Al terminar la década de los 60 muchos científicos e investigadores se interesaron por las propiedades de este té, descubriendo que tiene excepcionales capacidades antioxidantes; esto es gracias a que resulta prácticamente la única fuente conocida de aspalathin. Además de poseer componentes como: vitamina C, quercitina, flavonoides, magnesio, fluor y calcio; sus beneficios son muchos por no poseer cafeína, característica que lo distingue del resto de los tés.

El rooibos; propiedades beneficiosas para la salud

Muchas personas seguidoras de la buena salud defienden y apoyan el consumo del té rooibos, ya que se ha comprado que posee muchas propiedades positivas para una mejor calidad de vida, como por ejemplo:

Ayuda al sistema digestivo: Se ha comprobado que tomado después de las comidas sirve para aliviar los síntomas de acidez producidos por la gastritis; además tiene habilidades que alivian aquellos dolores que tienen relación con los cólicos gástricos, las flatulencias y el estreñimiento.

Evita y trata los problemas de la piel: Para las alergias, la dermatitis por pañal, el acné y el eccema está recomendado debido a sus capacidades antioxidantes. Aunque se pueda pensar que el uso sería tópico, realmente sólo se han comprobado sus beneficios como infusión.

Mejora la situación de personas sensibles al estrés: Algunos estudios han abierto la posibilidad de que el consumo de rooibos sirva para inhibir la producción de cortisol, hormona responsable del estrés. Dicho beneficio resulta muy importante, porque gracias a ello se puede prevenir la hipertensión y disminuir los casos de pacientes con ansiedad.