Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Qué es el aceite de argán

que es el aceite de argán

Con el nombre de aceite de argán se conoce a un aceite obtenido de forma natural que posee una gran cantidad de propiedades beneficiosas para el organismo. Este aceite también denominado como oro del desierto se obtiene de un proceso de secado de los frutos del árbol de Argán o Argania spinosa, una especie que crece en el suroeste de Marruecos. Para llevar a cabo este proceso las semillas se exponen al sol y una vez secas se extrae la almendra de forma manual y se prensa en frío. En ningún paso de este tratamiento se emplean productos químicos, por lo que el resultado del mismo es un producto totalmente natural donde todas las propiedades de la materia prima se han mantenido intactas. El resultado del proceso es un aceite dorado de color claro con un olor apenas apreciable.

Propiedades del aceite de argán

Muchas son las propiedades que le han valido al aceite de argán el sobrenombre de oro del desierto. Algunas de estas propiedades se detallan a continuación:

  • Elevado contenido en ácidos grasos esenciales. El aceite de argán contiene en torno al 80 % de ácidos grasos esenciales y tocoferoles como vitamina E. Este hecho facilita su conservación natural convirtiéndolo en un producto especialmente indicado para el cuidado de la piel y el cabello, formando parte de la composición de productos dermofarmacéuticos como pueden ser el serum, el gel de baño o el champú.
  • Gran poder de nutrición e hidratación. El aceite de argán posee estupendas propiedades hidratantes y nutritivas siendo muy adecuado su uso en mascarillas de todo tipo y ayudando a la prevención de aparición de arrugas.
  • Resulta muy adecuado para el cuidado de las uñas. El aceite de argán contiene un principio activo conocido como lupeol aportando una hidratación corporal muy adecuada y ayudando al cuidado de las uñas.
  • Posee un gran poder calmante. Resulta muy adecuado para el tratamiento de la piel irritada por el sol, ayudando a reducir las inflamaciones.
  • Posee propiedades bactericidas y fungicidas. Gracias a su especial composición ayuda a reducir el acné resultando muy apto para pieles grasas con tendencia acneica, no engrasando la piel.
  • Posee poder cicatrizante. El aceite de argán se recomienda para ayudar a cicatrizar quemaduras y heridas resultando también muy adecuado para la disminución de estrías.
  • Ayuda a prevenir los signos del envejecimiento cutáneo. El aceite de argán actúa como producto antiedad, disminuyendo la aparición de arrugas, aportando luminosidad, flexibilidad y suavidad a la piel.

Para qué sirve el aceite de argán

El aceite de argán posee importantes propiedades cosméticas. Su aplicación tanto en la piel, en la cara o el cuerpo como en las uñas o en el cabello ayuda a proporcionar hidratación y nutrición.

Como alimento, el aceite de argán se obtiene mediante presión de las semillas que previamente han sido torrefactadas, por lo que el aceite destinado a este fin posee un color y un olor más intenso que el empleado con fines cosméticos. Entre las principales propiedades de este aceite en la alimentación se puede destacar que resulta muy adecuado como coadyuvante para el tratamiento de la hipercolesterolemia y enfermedades cardiovasculares y reumáticas. Además, es un potente antioxidante al ser un producto rico en tocoferoles. El aceite de argán ayuda a reducir la absorción del colesterol en el intestino ya que posee un elevado contenido en espinasterol, ayuda a realzar la digestión y mejora el funcionamiento del hígado.

Cómo se usa el aceite de argán

Existen muchas formas de utilizar este aceite. Se puede incorporar como aceite cosmético en la rutina diaria de belleza lo que permite aprovechar al máximo las propiedades de este aceite.

Este aceite se absorbe muy rápido por lo que resulta ideal para dejarlo actuar durante las horas de la noche ya que no deja residuo aceitoso. Su aplicación antes de ir a dormir de forma habitual mediante movimientos circulares en la cara y el cuello ayuda en el invierno y en clima seco aporta hidratación.

El aceite de argán se puede aplicar en el contorno de ojos. Aplicando una gota en el área superior del ojo mediante un movimiento de golpeteo desde el principio de la nariz hasta la sien se consiguen resultados sorprendentes gracias al alto contenido de vitamina E que ayuda a reducir las arrugas finas.

Se puede emplear para enriquecer el tónico facial empleado habitualmente ya que ayuda a normalizar el pH de la piel.

Las propiedades nutritivas de este aceite lo convierten en un aliado ideal para mejorar la elasticidad de la piel ayudando a prevenir la formación de estrías. En el caso de estrías existentes su uso ayuda a difuminarlas.

El aceite de argán ayuda a resolver el problema de los pies secos. Aplicando unas gotas en los pies con un suave masaje y poniendo posteriormente unos calcetines se consiguen unos resultados muy adecuados.

Su uso constituye un tratamiento para los labios. Se puede utilizar como protector labial simplemente frotando sobre los labios una o dos gotas consiguiendo una reparación de los labios agrietados, manteniéndolos lisos, suaves y acondicionados.

El aceite de argán constituye un componente ideal para cualquier tratamiento de belleza, pudiéndose incorporar en cremas o constituyendo un ingrediente ideal para la preparación de todo tipo de tratamientos para el cabello, las uñas o la piel.