Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Plantas medicinales

Descubre el gran potencial de las plantas medicinales en la prevención y tratamiento de toda clase de enfermedades

Las hojas, raíces, tallos, semillas, frutos y hasta las cáscaras de las plantas han sido ampliamente utilizados en la medicina tradicional durante miles de años. Estos seres vivos sintetizan decenas de compuestos químicos para protegerse de enfermedades, invasores y enemigos naturales.

Las plantas medicinales son aquellas que se emplean tanto en la preservación de la salud como en la erradicación de una enfermedad específica. De acuerdo con datos de la Organización para la Alimentación y la Agricultura, existen más de cincuenta mil plantas que se utilizan con dichos objetivos en todo el mundo.

La medicina moderna también ha recibido aportaciones de la plantas. De hecho, se estima que aproximadamente una cuarta parte de los fármacos están elaborados a partir de las mismas. El uso de hierbas medicinales está tan extendido que la Organización Mundial de la Salud calcula que más de tres cuartas partes de los habitantes del planeta las prefieren a los medicamentos tradicionales. Incluso en los países donde estos últimos son considerados la primera opción en materia de salud, las plantas medicinales tienen cada vez más aceptación.

plantas medicinales en cuencos
Variedad de extractos de plantas medicinales

Historia y origen de las plantas medicinales

Desde los inicios de la humanidad, las plantas han sido utilizadas con fines medicinales. Generalmente, los remedios primitivos procedían de las variedades con flores. También hay indicios de que el diente de león, la ortiga y la pamplina, abundantes en los primeros asentamientos, se usaban para conseguir alivio a las enfermedades.

La medicina herbolaria se desarrolló de forma vertiginosa en el seno de las civilizaciones de la antigüedad. Tal es el caso de la sumeria, considerada la primera de todas. Numerosas tabletas de arcilla enlistan cientos de plantas medicinales. Por su parte, los papiros de Ebers del antiguo Egipto contienen una relación de más de ochocientas. La civilización china también posee siglos de tradición herbolaria. En sus documentos más antiguos, podemos encontrar como empleaban las plantas para tratar padecimientos comunes.

papiro Ebers
Papiro de Ebers expuesto en la Biblioteca de la Universidad de Leipzig

La medicina aryuveda, originaria de la India, debe su existencia a dos obras producidas entre los siglos V a. C. y III d. C. Se tratra del Sushruta-samhita y el Charaka-samhita. Tales escritos describen las aportaciones a la salud de setecientas plantas medicinales, así como tratamientos médicos a base de hierbas.

En la Grecia del siglo IV a. C. el estudio de las plantas cobró un auge sin precedentes. Fue gracias a la contribución de Teofrasto. Este connotado filósofo de la escuela aristotélica escribió la obra De historia plantarum, el primer tratado serio de botánica.

Unos trescientos años después, aparecería en la escena Pedanías Dioscorides para darle a la medicina natural un gran impulso y apoyo científico. En su tratado de cinco volúmenes, titulada De Materia Medica, se pueden encontrar más de mil recetas para preparar toda clase de remedios a partir de más de seiscientas plantas medicinales. Su impacto fue tal que se le consideró como una de las principales obras de referencia médicas durante más de mil quinientos años.

tratado de materia medica
De Materia Medica (65 d.C.) escrita por Pedanio Dioscórides Anazarbeo

La preservación de los conocimientos médicos en Europa durante la etapa temprana de la Edad Media le debe mucho a los monasterios Benedictinos, cuyos miembros se dieron a la tarea de traducir y copiar textos clásicos sobre la materia y de cultivar jardines de plantas medicinales.

Algo parecido hicieron los académicos durante la Edad de Oro del islam (período comprendido entre los siglos VIII y XIII) al traducir los textos clásicos griegos al árabe y añadir sus propias observaciones. Otro momento importante de la historia de la medicina botánica ocurrió en el año 1025, cuando el científico, filósofo y médico Avicena publicó El Canon de medicina. En esta enciclopedia, se recoge información valiosa sobre muchas plantas medicinales.

Página original de El canon de medicina (año 1200) escrito por Avicena.

La llegada de la Edad Moderna dio paso a un extraordinario florecimiento de las obras de botánica ilustrada en Europa, empezando por Grete Herball en 1526 , Generall Historie of Plantes, de John Gerard, en 1597 y The English Physician Enlarged, de Nicholas Culpeper, en 1652.

The Herball, o Generall Historie of Plantes escrito por John Gerard y publicado en 1597

Con la llegada de los colonizadores a América, se descubrieron plantas medicinales que no se conocían en el viejo continente. Los nativos americanos llevaban siglos usando las plantas autóctonas para mejorar su salud. Parte de su legado se puede encontrar en el Códice De la Cruz-Badiano, escrito por el médico indígena Martín de la Cruz, que contiene una lista de más de doscientas plantas medicinales.

Una página del Códice De la Cruz-Badiano, escrito por el médico indígena Martín de la Cruz

La práctica de usar remedios cien por ciento naturales para tratar las enfermedades comenzó a cambiar hace poco más de doscientos años. Desde entonces, los científicos han logrado aislar alcaloides de las plantas con las propiedades necesarias para el tratamiento de enfermedades específicas. Hoy en día, este procedimiento sigue siendo ampliamente utilizado en la elaboración de fármacos.

Usos, propiedades y beneficios de las plantas medicinales

Muchas plantas medicinales, en estado natural, han demostrado su efectividad en el tratamiento de toda clase de infecciones y dolencias. La mayoría se consume en forma de infusiones o tés. Conoce sus principales aportaciones.

infusiones y tes
Una buena forma de beneficiarse de las propiedades de las plantas es en infusión.

Insomnio. Muchas plantas han demostrado ser útiles en el tratamiento de los trastornos que interfieren en el adecuado descanso nocturno. Ciertos tés o infusiones preparados con estos productos naturales ayudan a reducir el estrés y la ansiedad que producen insomnio. Otras plantas tienen propiedades que, de hecho, inducen el sueño.

Problemas estomacales y digestivos. Estreñimiento, diarrea, náuseas, reflujos y vómitos están entre los padecimientos más comunes del aparato digestivo. Afortunadamente, existe una gran variedad de plantas medicinales que ofrecen alivio a dichos males.

Heridas internas y externas. Los remedios preparados con la dosis correcta de productos vegetales tienen acción antiséptica, desinflamatoria y analgésica. Asimismo, contribuyen a la regeneración y cicatrización, tanto de la piel como de otros órganos. Son, por lo tanto, recomendables en caso de abscesos, cortaduras, llagas, quemaduras y úlceras.

Dolores en diversas partes del cuerpo. Los dolores de cabeza de leve a moderada intensidad pueden eliminarse preparando un té o infusión de ciertas hierbas y especias capaces de bloquear las prostaglandinas y con acción desinflamatoria, con resultados similares a los que ofrecen medicamentos comunes como la aspirina, el ibuprofeno y el paracetamol.

Toxinas. El cuerpo puede perder energía a causa del exceso de toxinas. Cuando esto ocurre, es recomendable consumir alimentos con características depurativas. En el reino vegetal, se pueden hallar diuréticos y restauradores naturales.

Enfermedades respiratorias. Padecimientos comunes como la gripe, el resfriado y la tos recurrente pueden ser el resultado de una deficiencia de vitamina C. Qué bueno que existan hierbas, futas y verduras ricas en este componente. Incluso si las enfermedades mencionadas ya están en curso, la medicina herbolaria puede contribuir a erradicarlas. Un tratamiento a base de plantas es también un excelente auxiliar en el tratamiento de trastornos respiratorios más graves, como el asma, la neumonía y la sinusitis.




Por qué hay que consumirlas

Hay razones de peso para consumir plantas medicinales. Mencionemos unas cuantas.

El organismo las asimila de mejor forma. Nuestro cuerpo está acostumbrado a los productos orgánicos de origen vegetal. Generalmente, los procesa mejor que las sustancias sintéticas, inherentes en la mayoría de los fármacos elaborados por la medicina moderna. Una prueba de que el organismo no está preparado para tolerar los medicamentos son la reacciones secundarias que producen a corto y a largo plazo.

Casi nunca contravienen a los fármacos. Hay enfermedades que no pueden ser curadas recurriendo únicamente a las plantas medicinales. Se requiere necesariamente la administración de ciertos medicamentos para lograr resultados más rápidos. Sin embargo, aun en estos casos, las plantas medicinales pueden complementar el tratamiento prescrito. La mayoría de las veces, no existe riesgo de que se produzca algún choque al consumirlas junto con los fármacos. Desde luego, es importante consultar con el médico antes de hacerlo.

Son alternativas más económicas y accesibles. La atención médica es cada vez más cara, y los precios de los medicamentos siguen aumentando día con día. Por eso, las terapias a base de plantas van ganando popularidad, incluso en las naciones con mayor poder adquisitivo. Las plantas empleadas para elaborar tés o infusiones para las enfermedades mencionadas en el apartado anterior, no suelen ser muy caras. Por si fuera poco, muchas de ellas pueden ser cultivadas en un huerto propio, reduciendo los costos al mínimo.

Previenen enfermedades. Los plantas medicinales no solo son útiles para curarse de determinadas enfermedades. Consumir las cantidades y variedades adecuadas fortalecerá las defensas de tu organismo. De esta manera, estarás mejor preparado para soportar los ataques de microorganismos presentes en el ambiente y resistirás con mayor entereza los cambios bruscos de temperatura. Y no tendrás que recurrir a suplementos alimenticios o vitaminas y minerales creadas en laboratorio.

El destacado papel de las plantas en la prevención de enfermedades no debería sorprendernos si lo pensamos bien. Después de todo, son parte integral de la dieta diaria del ser humano. Sus nutrientes, mantienen al organismo sano y fuerte.

Existen productos naturales procesados de usos medicinal. Quienes se encuentran en la disyuntiva de recurrir a los fármacos por su mayor grado de efectividad en el tratamiento de cierta enfermedad o usar plantas medicinales por las ventajas antes descritas, encontrarán lo mejor de ambos mundos al optar por productos naturales procesados. Vienen en distintas presentaciones (concentrados, en polvo, en jarabe) y permiten obtener el mayor beneficio posible de las plantas que contienen.

cápsulas plantas curativas
El poder de las propiedades de las plantas medicinales concentrado en cápsulas

Son universales. Niños, mujeres embarazadas, personas de la tercera edad… todos pueden consumir plantas medicinales. Las contraindicaciones son prácticamente inexistentes.

Curiosidades

  • Es muy probable que la medicina se haya desarrollado después de que los primeros seres humenos observaron los hábitos de los animales que los rodeaban. Por citar solo dos casos: las golondrinas recurren a la celidonia para destruir la membrana ocular que obstruye la visión de sus crías, y varios mamíferos carnívoros consumen hierba con el único objetivo de mejorar su digestión.
  • El aguacate nutre el cabello, manteniéndolo libre de humedad.
  • La granada es útil en el tratamiento de la disfunción eréctil, estimula la producción de hormonas femeninas, retarda el proceso de envejecimiento y previene la aparición del alzheimer.
  • Algunas plantas mejoran el metabolismo y estimulan la pérdida de grasa. Tal es el aso de el aloe vera, la cola de caballo y el perejil.
  • Hay dos tipos de ginseng con efectos completamente opuestos. El americano sirve para relajarse. Por su parte, el asiático, contribuye al aumento de la energía.
  • Cristóbal Colón, el afamado explorador al que se le atribuye el descubrimiento de América por parte de los europeos, utilizaba tisana de perejil para atender los dolores producidos por la enfermedad de la gota.
  • El diente de león tiene propiedades que lo convierten en un excepcional auxiliar para tratar los eczemas, la psoriasis y otras enfermedades de la piel.
Si te gusta este blog, compártelo con tu gente y hazles llegar sabiduría sobre la salud y el bienestar

Y recuerda; «La primera riqueza es la salud». Ralph Waldo Emerson