Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Alfalfa

alfalfa

Alfalfa; una planta ideal para combatir la anemia y mejorar tu circulación

La alfalfa es una planta comestible leguminosa. Crece en tallos largos y espigados con pequeñas flores moradas. Su origen es asiático y se adapta perfectamente a casi cualquier clima, tanto seco y caluroso como frío. Es una planta forrajera muy rica en nutrientes, con uso tanto medicinal como alimentario.

Los principales micronutrientes de esta planta son las vitaminas: A, B, C, D, E, K, P y los minerales: calcio, potasio, magnesio, hierro, fósforo, cromo, manganeso, zinc y selenio. También aporta proteína (leguminosa) y fibra.

Propiedades de la alfalfa

Las cualidades que se le atribuyen a esta planta medicinal la hacen muy preciada. Consumida en sus distintas formas o aplicada de manera externa en forma de cremas, la alfalfa aporta importantes beneficios:

  • Limpia las vías respiratorias. Su uso es muy adecuado para prevenir o mejorar la obstrucción e infección pulmonar y nasal, en caso de gripes y resfriados. Tiene un alto contenido en vitamina C.
  • Ayuda a la eliminación de líquidos. La retención de líquidos en el cuerpo es una señal de intoxicación. El alto poder desintoxicante y antiinflamatorio de esta planta ayuda a eliminar líquidos, mejorando así los problemas derivados de su retención, como la celulitis y los edemas. Sus propiedades diuréticas hacen que sea también muy beneficiosa contra las infecciones del aparato urinario: riñones, vejiga y próstata.
  • Es antiinflamatoria. Además del uso anterior, se utiliza de manera externa, en forma de preparados y cremas, para combatir los dolores articulares.
  • Es estimulante del sistema nervioso. Su alto contenido en minerales ayuda a prevenir y/o mitigar el cansancio y la falta de energía, mejorando el estado de ánimo.
  • Es coagulante y mejora el aparato circulatorio. Su gran aporte de vitamina K y de hierro beneficia el funcionamiento óptimo del hígado, que se encarga de producir hormonas para coagular la sangre. Los problemas de sangrados abundantes y mala coagulación se derivan del déficit de vitamina K; sangrados menstruales excesivos, hemorragias nasales frecuentes, hemorroides y hematomas. Por tanto, es un regulador natural del sistema hormonal de la mujer, tanto en fase de menstruación como en la menopausia. Su alto contenido en vitamina P (bioflavonoide), estimula la producción de colágeno y facilita la absorción de la vitamina C, imprescindible para mantener sanos los vasos sanguíneos.

Más propiedades y beneficios de consumir alfalfa

  • Ayuda a paliar los problemas de anemia. Su alto contenido en hierro contribuye a generar hemoglobina y así aumentar el número de glóbulos rojos. Es muy útil y necesario en casos de menstruaciones abundantes.
  • Regenera el cabello, las uñas y la piel. Su riqueza en hierro, silicio y vitaminas la convierte en un perfecto tratamiento regenerador y embellecedor de nuestro aspecto exterior.
  • Disminuye el colesterol y los niveles elevados de azúcar en sangre. Esta planta es muy rica en fibra y en saponinas, por lo que reduce en el intestino la absorción del colesterol. A la vez, su alto contenido en manganeso y en cromo reduce el nivel de azúcar en sangre, siendo muy recomendado su uso para personas con diabetes o con altos niveles de azúcar.
  • Estimula el aparato digestivo. Por su alto contenido en enzimas, mejora la absorción de los nutrientes contenidos en los alimentos que ingerimos y ayuda a metabolizar más fácilmente las grasas. Por tanto, es muy útil en caso de acidez y gases, incluso úlceras de estómago.



¿Cómo consumir alfalfa?

Aprovechamos las propiedades de la alfalfa consumiendo todas sus partes: raíces, tallo, hojas y semillas.

  • Raíz seca. Puedes usar la raíz de la planta para prepararla en infusión.
  • Comprimidos. Contienen el jugo de la planta fresca recién recolectado y deshidratado.
  • Cremas, aceites o ungüentos. Los puedes comprar ya elaborados y usarlos como cataplasma o para masajes en caso de inflamación de las articulaciones o dolores musculares, por sus efectos calmantes y antiinflamatorios.
  • Semillas y brotes germinados. Los puedes consumir añadidos a ensaladas, salteados de verduras y zumos verdes o de frutas. Las semillas te proporcionan una proteína de calidad y los germinados aumentan sus nutrientes y sus propiedades medicinales. Puedes adquirir los brotes ya germinados o germinarlos en casa.
alfalfa varios
Podemos consumir la alfalfa y así beneficiarnos de sus propiedades de diferentes formas

Es un proceso muy sencillo:

  • Introduces semillas en un bote grande de cristal (cubres la base) y lo llenas de agua fría. Lo dejas toda la noche en un lugar oscuro.
  • Por la mañana colocas una gasa o tela transpirable en la boca del bote, la sujetas con una goma y escurres el agua. El bote tapado ya sin agua lo colocas en un lugar resguardado sin corriente de aire.
  • Por la noche llenas el bote de agua fría, lo remueves y escurres el agua. Este proceso lo repites todos los días hasta que de las semillas broten pequeños tallos y las primeras hojas verdes, entonces ya están germinados y listos para comer.
alfalfa brotes
Brotes de alfalfa

Efectos adversos o contraindicaciones de su consumo

Su consumo habitual no presenta problemas, aunque se desaconseja en caso de embarazo o lactancia y en casos de trastorno autoinmune. También puede ser incompatible con el consumo de medicamentos anticoagulantes.

Más plantas medicinales

Y recuerda; «Mantener el cuerpo con buena salud es un deber, de lo contrario no seremos capaces de mantener nuestro cuerpo y mente fuertes y claros». Buda