Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Diente de león

Depura tu organismo con diente de león

Diente de león, conocido también como achicoria amarga, es una planta perenne originaria de Europa y América del Norte. Se ha tratado durante mucho tiempo como «mala hierba», ya que crece casi en cualquier parte y en cualquier época del año. Es muy fácil identificarla, tiene el tallo corto con una raíz larga, hojas dentadas y su flor amarilla tiende a volar por el impacto del viento. Las extraordinarias propiedades del diente de león la convierten en una de las plantas medicinales más eficaces y con mayor potencial curativo que existen. Crece con facilidad y no necesita cuidados especiales, por lo que en algunas zonas se cultiva para su uso medicinal, recolectándose en primavera.

Composición del diente de león

Los principios activos de esta planta son:

  • Antioxidantes; eliminan radicales libres, previenen el daño celular y ralentizan el envejecimiento del cuerpo. Son los taninos, alcaloides, flavonoides, cumarinas y saponinas.
  • Vitaminas de los grupos A, B (ácido fólico) y C. Estos micronutrientes nos ayudan a reparar los tejidos.
  • Minerales; calcio, hierro, potasio, silicio y fósforo. Nos ayudan a formar los huesos y a producir las hormonas que necesita el organismo.

¿Para qué sirve el diente de león?

Las principales diente de león propiedades son las derivadas de su capacidad de depuración y limpieza del organismo:

  • Elimina las toxinas y es diurético. Los principales problemas de salud que sufrimos tienen su origen en la acumulación en nuestro cuerpo de sustancias tóxicas. Estas sustancias las ingerimos a través de la boca (alimentos y aire inspirado), la nariz, la piel y las mucosas. Si nuestro cuerpo no depura estos residuos de manera adecuada, nuestro organismo se inflama y pueden surgir problemas de colesterol elevado, ácido úrico, diabetes, cálculos renales, dolores articulares, cefaleas y retención de líquidos.
  • Estimula la función del hígado. Este órgano es uno de nuestros principales filtros: es el responsable de depurar la sangre y ayudar a absorber los nutrientes. Es aconsejable tomar esta planta en casos de inflamación del hígado, hepatitis e hígado graso.
  • Estimula la función de los riñones. Estos son los encargados de mantener el equilibrio químico de la sangre y de producir hormonas. La planta se usa en casos de infección de las vías urinarias y de retención de líquidos.
  • Depura la piel. Esta planta medicinal se utiliza en casos de acné, eczemas, psoriasis y urticarias, ya que la mayoría de veces el estado de la piel es un reflejo de nuestro estado interior y de la cantidad de tóxicos que acumulamos.
  • Mejora la salud de los ojos. Algunos de sus componentes (luteína y zeaxantina) reducen el riesgo de padecer cataratas.
  • Alivia la inflamación. La acumulación de residuos provoca la inflamación general de nuestro cuerpo o en particular de alguno de sus órganos. Esta planta medicinal alivia los dolores de cabeza y articulares derivados de la inflamación.
  • Mejora la función del sistema digestivo. La acción depurativa y prebiótica de esta potente planta estimula el apetito y funciona a la vez como laxante, por lo que se usa en casos de inapetencia y de estreñimiento.
  • Ayuda a bajar de peso. Sus propiedades diuréticas y estimulantes de los órganos responsables de filtrar los residuos de nuestro cuerpo, hacen de esta planta una gran cómplice a la hora de eliminar grasa de nuestro organismo.
Diente de león seco

¿Cómo consumir diente de león?

  • En infusión. Introducimos la raíz seca en agua hirviendo durante tres minutos y la dejamos reposar cinco minutos. Luego la colamos y la endulzamos al gusto, para mitigar su sabor amargo.
  • Sustituto del café. Con la raíz molida y tostada podemos preparar esta bebida sin estimulantes.
  • Baños locales. Son muy útiles para calmar dolores locales sumergiendo la zona afectada del cuerpo en el agua donde se han diluido los principios activos de la planta (infusión).
  • Extracto, gotas y cápsulas. Tienen las mismas propiedades pero en mayor concentración, por lo que son recomendables para una profunda depuración. El extracto se puede mezclar con agua e ir bebiendo a lo largo del día.
  • Hojas frescas y flores. Podemos añadirlas a las comidas para darles un toque distinto en ensaladas, revueltos y salsas. Su sabor especialmente amargo hace que sea más agradable al paladar mezclado con otras plantas, como rúcula o canónigos. En algunas regiones también se preparan mermeladas con las flores. También podemos usar las hojas tiernas machacadas en cataplasma sobre la piel para aliviar problemas cutáneos y dolores articulares.
te diente de leon
Infusión de diente de león

Contraindicaciones y efectos secundarios

Esta planta no tiene efectos secundarios, aunque hay algunos casos en los que se desaconseja su consumo: personas con cálculos renales o biliares, úlceras estomacales, gastritis o alergia a algún componente de la planta. También es conveniente no tomarla en caso de estar tomando medicamentos y en casos de embarazo o lactancia.

La depuración es la base de la salud. Las toxinas de nuestro cuerpo bloquean su correcto funcionamiento. La limpieza de los filtros encargados de la eliminación de tóxicos nos proporciona salud, energía y belleza y nos permite una recuperación más eficaz de algunas enfermedades. Depurar nuestro cuerpo de forma periódica es un buen hábito a adquirir.

Más plantas medicinales