Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Fenogreco

fenogreco

Hay muchas plantas beneficiosas para el organismo. Las utilizamos a menudo para tratar problemas digestivos o favorecer el sueño, entre otros muchos usos. Una de ellas es el fenogreco, también llamado alhova, una leguminosa cuyas propiedades se aplican tanto a la cocina como para curar diversas afecciones.

Descripción

El fenogreco es una planta perteneciente a la familia de las fabáceas o leguminosas cuyo hábitat suele estar cerca de los ríos. De pequeña estatura, alrededor de unos 40 o 50 centímetros, tiene unas hojas de color verde, con flores blancas o amarillentas, que requieren de un clima cálido para favorecer su desarrollo. No en vano suele cultivarse en países como la India o Marruecos, entre otros. Las vainas del fenogreco son delgadas y contienen unas semillas duras, de forma cúbica, que son las que se utilizan como condimento en la cocina. Estas son de color marrón y tienen un sabor amargo, con un aroma intenso, semejante al del apio quemado. En la zona mediterránea, crece silvestre en España o Italia, mezclándose con otros cultivos como el trigo.

Origen del fenogreco

El fenogreco se remonta a épocas muy lejanas. Desde entonces se ha aplicado como especia o remedio medicinal, incluso como conservante. Dio sus primeros pasos en el sudeste asiático para luego expandirse por el mediterráneo, prosperando en zonas del norte de África. Su espíritu viajero también se extiende en el tiempo. Los antiguos egipcios lo empleaban en la cocina para la elaboración del pan o como remedio para las quemaduras o las afecciones de la piel. También tuvo uso en los ritos funerarios. Los sacerdotes empleaban el fenogreco para embalsamar a los difuntos debido a su poder conservante y en la fabricación de los inciensos que se utilizaban durante el culto. En la lejana Roma, en cambio, se empleaba como alimento para los animales y para especiar el vino y darle sabor.

Propiedades

El fenogreco tiene muchas propiedades, ya que es rico en fibra o carbohidratos, entre otros componentes. También posee gran cantidad de proteínas, una cantidad semejante a la de las lentejas, aportando los macronutrientes necesarios para reforzar nuestros tejidos y órganos. El fenogreco también aporta vitaminas B y C, imprescindibles para el cuidado del cabello o de la piel o para defender al cuerpo frente a los virus y las infecciones. No en vano es muy utilizado en la prevención de los procesos gripales. En cuanto a los minerales, es rico en hierro, magnesio o calcio que interviene en el crecimiento y la formación de unos huesos saludables. El fenogreco sirve además para tratar las inflamaciones y como antiparasitario.

Usos, cómo tomar fenogreco

Como ya hemos mencionado, el fenogreco se puede utilizar tanto en el ámbito culinario como en el de la salud. En la cocina es usado como condimento para hacer más sabrosos los guisos o los estofados. También se puede añadir a la sopa, ya que espesa el caldo y le da un gusto muy especial. En las ensaladas, por ejemplo, podemos optar por hervir las hojas o agregarlas crudas. Como uso médico es muy efectivo para tratar ciertas dolencias como la sinusitis o la diabetes. Para la acidez de estómago se recomienda tomar una cucharada antes del almuerzo y en caso de dolor de estómago mezclar media cucharada en polvo con un vaso de leche. En las quemaduras o heridas conviene aplicarse una pasta de hojas de fenogreco, ya que tiene efectos cicatrizantes.

Beneficios

El fenogreco tiene múltiples beneficios para la salud. Si lo tomamos en las dosis adecuadas puede reportarnos una gran mejoría en ámbitos muy diversos debido a su naturaleza regenerativa. A causa de su contenido en hierro y vitaminas es aconsejable en casos de anorexia o anemia, ya que favorece el crecimiento de los glóbulos rojos. También regula el colesterol, previniendo los trastornos cardíacos o cerebrovasculares, y contribuye a aliviar los procesos gripales y los síntomas asociados a ellos, como el dolor de garganta. El fenogreco también es recomendable para el mal aliento o las llagas en la boca debido a su naturaleza antibacteriana. Y lo más importante, contribuye a fortalecer el sistema inmunológico, mejorando nuestras defensas ante la enfermedad o las infecciones.

Contraindicaciones

El fenogreco es un producto natural, muy beneficioso en todos los aspectos, pero tiene ciertas contraindicaciones que debemos observar antes de su consumo. No es aconsejable en las mujeres embarazadas, en los pacientes que tomen anticoagulantes o que padezcan enfermedades crónicas como las alergias agudas o el bocio tóxico. En caso de diabetes es aconsejable consultar con el médico, ya que podría causarnos hipoglucemia al contacto con los otros medicamentos. También es conveniente observar la dosis adecuada, ya que el uso excesivo de fenogreco podría provocarnos diarreas y ciertas reacciones alérgicas. Por último, recordar que esta sustancia es solo recomendable para las personas adultas.
El fenogreco se puede adquirir en cualquier herboristería o bien a través de internet. Se presenta de múltiples formas, en cápsulas, a modo de infusión, en polvo o en sobrecitos con semillas. En caso de duda, lo mejor es consultar con nuestro médico de familia.