Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Jengibre

flor del jengibre

Jengibre; el aliado imprescindible

El jengibre es una planta que crece en climas tropicales. La parte que utilizamos son sus rizomas, que son los tallos subterráneos. Es de color pardo por fuera y amarillo en su interior, con un fuerte aroma y un sabor enérgico y picante. China y Perú son los principales comercializadores de esta planta, muy apreciada en todo el mundo por sus múltiples aplicaciones en beneficio de nuestra salud. Es una planta medicinal, con propiedades extraordinarias para prevenir y curar numerosas afecciones, como veremos más adelante.

jengibre
El rizoma o tallo subterráneo es la parte que consumimos

Se utiliza en la gastronomía como potenciador del sabor, conservante y condimento de pescados, carnes, arroces, salsas, conservas, salazones, confituras y postres. También se usa en la industria cosmética para elaborar cremas, por sus propiedades antioxidantes, así como dentífricos y enjuagues, por su poder antibacteriano y refrescante.

Los principios activos del jengibre son los aceites esenciales, entre los que destaca el gingerol, que le da el toque picante y su capacidad antiinflamatoria. También tiene limoneno y citronella. Es rico en minerales como el calcio, fósforo, cromo y vitaminas B y C.

Propiedades y beneficios del consumo de jengibre

La composición de esta planta la convierte casi en un «botiquín» imprescindible para numerosas dolencias, ya que es una de las plantas medicinales con más propiedades curativas:

  • Alivia el dolor. Es un potente antiinflamatorio y analgésico, por lo que reduce el dolor de las articulaciones y músculos, las migrañas y los dolores menstruales.
  • Previene y mejora los problemas intestinales y digestivos. Es muy beneficioso para la flora bacteriana, por lo que ayuda a evitar o a paliar las molestias en estómago e intestinos, facilitando la digestión. También evita la hinchazón después de comer y mejora la halitosis y la sequedad bucal, ya que incrementa la producción de saliva.
  • Evita las náuseas y los mareos. El gingerol bloquea los receptores del organismo que inician el vómito, desapareciendo así los mareos provocados por el movimiento, como la circulación en coche o el uso del ascensor.
  • Activa la circulación de la sangre. El jengibre es vasodilatador, alivia los problemas de circulación y disminuye los niveles de colesterol gracias a sus ácidos grasos, por lo que mejora la salud del corazón.
  • Facilita la expectoración. Ayuda al cuerpo a eliminar los agentes infecciosos que ocasionan el resfriado, la mucosidad, la congestión nasal, el asma y la gripe.
  • Ayuda a perder peso y adelgazar. El jengibre es un compañero necesario para la pérdida de peso, ayudado de una dieta saludable y ejercicio. La razón es su potencial para disminuir el nivel de glucosa en sangre y acelerar el metabolismo. Esto provoca un mayor consumo de las reservas de grasa y ayuda a asimilar mejor los nutrientes de los alimentos. También estimula y ajusta las hormonas que intervienen sobre nuestro apetito y nuestra sensación de saciedad.



Diferentes usos del jengibre

  • Raíz fresca. Sus principales usos son medicinales (en infusión) y culinarios. Tiene un sabor afrutado y se usa para aliñar y aromatizar cualquier plato: postres, miel, arroz, pescado, marisco, sopas y salsas. En la cultura asiática es un ingrediente básico, tanto incorporado en los platos como para preparar almíbar y curri. También se puede incorporar a zumos y bebidas.
  • Seco o deshidratado. El jengibre seco se usa para preparar en infusión y el deshidratado como ingrediente para elaborar postres, gelatinas y confituras.
  • En polvo o molido. De esta forma se utiliza como condimento, para incorporar en las comidas y como conservante, mezclado con vinagre.
  • En tintura o gotas. Se utiliza el extracto de la raíz mezclado con agua (gotas) o alcohol (tintura). Se puede ingerir con agua, zumos o infusiones, basta con unas pocas gotas y es una manera sencilla de tomarlo.
  • En cápsulas o comprimidos. Es otra forma fácil de tomar jengibre, tanto seca y encapsulada como comprimida.
  • En cosmética. Cada vez es más utilizado en la composición de cremas y mascarillas faciales, por sus componentes antioxidantes, así como en aceites, cremas anticelulíticas y productos para la salud bucal.

Cómo preparar un té de jengibre

Es una infusión aromática y deliciosa, sobre todo si te gustan los sabores picantes, aunque la puedes endulzar. Para prepararla basta con quince gramos de la raíz tierna, lavados y cortados en pequeños trozos y hervidos en agua durante cinco minutos. Tras hervir, lo dejas reposar cinco minutos más, lo cuelas y ya está listo para tomar. También se puede preparar con jengibre seco, en este caso hirviéndolo en agua tan sólo unos segundos. Le puedes añadir unas gotas de limón y endulzar con miel.

jengibre
Infusión de jengibre

Efectos secundarios y contraindicaciones del consumo de jenjibre

Tomar jengibre en infusión de manera regular o tomarlo como condimento o ingrediente en las comidas no provoca efectos adversos, al contrario, ya hemos hablado de sus inmensas propiedades. Como cualquier producto, si lo tomamos de manera excesiva podemos provocar el efecto contrario al que deseamos: aumento de la presión arterial, ardor de estómago o piedras vesiculares, aunque estos efectos son poco habituales y en casos de consumo abusivo.

Mejora de las articulaciones y músculos, circulación sanguínea, sistema digestivo, sistema respiratorio… son razones más que suficientes para iniciar el hábito de consumir esta planta medicinal.



Y recuerda; «La salud es la riqueza real y no piezas de oro y plata». Mahatma Gandhi