Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Papaya

planta de la papaya

Descripción general

La papaya es una fruta tropical (nombre científico: carica papaya) originaria del sur de México y Centroamérica, pero cultivada hoy en día en zonas tropicales de todo el mundo. Los principales países productores de papaya son la India y Brasil. Recibe también los nombres de papayon, olocotón, papayo, lechosa, fruta bomba, melón papaya, melón de árbol y mamón.

La papaya es una fruta de sabor dulce y delicado, jugosa, de consistencia blanda y mantecosa. Es rica en fibra, vitaminas A, B y C, y minerales como el potasio y magnesio, entre otros. Contiene la enzima papaína (que como veremos facilita la digestión de las proteínas tanto de origen animal como vegetal) y un potente antioxidante como el licopeno.

Propiedades de la papaya

  • La papaya es una importante fuente de vitamina A y betacaroteno, que favorece la síntesis de melanina y proporciona cierta protección contra las quemaduras solares. También favorece el mantenimiento del bronceado. La vitamina A contribuye a una mejor visión y reduce el riesgo de ciertas enfermedades oculares como la degeneración macular. El betacaroteno también está relacionado con un menor riesgo de sufrir cáncer de mama.
  • Contribuye a fortalecer el sistema inmunitario por su aporte de vitamina C (mayor que en los cítricos).
  • La vitamina C también aumenta la fertilidad de los hombres, pero no de las mujeres.
  • Su alto contenido en fibra ayuda a mejorar el tránsito intestinal y a regular los niveles de colesterol y azúcares.
  • La papaina ayuda a la digestión de las proteinas animales, facilitando su absorción por nuestro organismo. También tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que ayuda a la digestión de aquellas personas con el estómago delicado o colon irritable. Sus propiedades como cicatrizante y la presencia de fibrina también la hacen adecuada para personas que sufran de úlcera de estómago.
  • El licopeno es un antioxidante con múltiples propiedades. Reduce los niveles de LDL (lipoproteínas de baja densidad, o colesterol malo), está relacionado con la prevención de distintos tipos de cáncer (pulmón, próstata, aparato digestivo), y ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y la degeneración macular.
  • Los flavonoides que contiene también contribuyen a la salud del corazón, y como antioxidantes, al igual que el licopeno, favorecen el control del colesterol y combaten la acción de los radicales libres relacionados con varios tipos de cáncer.
  • Sus semillas (que también son comestibles, unas 40 semillas al día) son ricas en carpaína, un alcaloide que ayuda a eliminar ciertos parásitos.
  • 100 g de papaya sólo contienen 39 kilocalorías, algo menos que una manzana, pero con casi el doble de betacarotenos. Por su alto contenido en sodio y bajo en potasio resulta diurética, ayudando a evitar la retención de líquidos y resultando muy adecuada para una dieta adelgazante.

Cómo preparar la papaya

Es muy fácil reconocer cuándo la papaya está en su punto para consumirla: mientras esté verde presenta un color verde, y cuando está madura tiene su característico color amarillo. En ese momento es recomendable guardarla en frío para evitar que se pase. Además, consumida fría es cuando tiene mejor sabor.

La forma más sencilla de comer la papaya es cortarla por la mitad, retirar las semillas (aunque son comestibles resultan algo amargas) y comer la pulpa con una cuchara.

También podemos trocearla para incorporarla a una ensalada, o como guarnición en platos de pescado, marisco…

Es posible también preparar un zumo o batido de papaya, pero en este caso perdemos los beneficios que nos aporta la fibra.

Por sus propiedades y beneficios la papaya debería estar en cualquier dieta equilibrada, pero por su contenido en fibra y bajas calorías está especialmente recomendada para dietas adelgazantes.