Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Propiedades del eucalipto

eucalipto

Eucalipto, una de los mejores plantas medicinales para las afecciones del aparato respiratorio

El eucalipto o eucaliptus, cuyo nombre científico es Eucalyptus globulus es un árbol de hoja perenne y de la familia de las mirtáceas. Existen unas setecientas especies diferentes y aunque la mayor parte de ellas son originarias de Australia y Tasmania, actualmente se encuentran ya por todo el mundo. Es un árbol que crece rápidamente, lo cual favorece su utilización en la industria química, papelera, maderera y como repoblador forestal. Además, como curiosidad, debéis saber que es un árbol que necesita absorber altas cantidades de agua, lo que ha propiciado su plantación en zonas con exceso de humedad o con tendencia a inundarse. Sus hojas son alargadas, de color verde azulado y contienen un aceite esencial balsámico muy apreciado principalmente por su poder expectorante y desinfectante. Es precisamente ésta la cualidad que más nos interesa del eucalipto aunque tiene otras no menos importantes que pasamos a desarrollar a continuación.

árboles eucalipto
Árboles de eucalipto

Para qué sirve el eucalipto; propiedades y beneficios

    • El eucaliptol o cineol es el componente principal de la hoja del eucalipto y se puede tomar y encontrar en diferentes formatos como en infusiones, caramelos, pastillas, ungüentos, jarabes o vaporizadores.
    • El aceite esencial que contienen las hojas del eucalipto se utiliza principalmente como descongestionante nasal y para combatir las afecciones relacionadas con el aparato respiratorio, como el asma, resfriado, gripe, anginas, tos o bronquitis. Para estos fines existen varias maneras de llevar a cabo el tratamiento;
      • Se pueden añadir diez gotas de aceite esencial en un bol con agua muy caliente para hacer vahos respirando los vapores que emana.
      • A falta de aceite esencial también se pueden cocer unas tres o cuatro hojas en un pequeño cazo.
      • Si el enfermo es un niño o una persona que tenga dificultades para respirar vapores directamente, otra muy buena solución es hervir unos 100 gramos de hojas en dos o tres litros de agua y evaporar en la habitación donde se encuentra el enfermo dos ó tres veces al día, obviamente manteniendo las puertas y ventanas cerradas.
    • Para tomar una infusión, simplemente hervir agua con dos o tres hojas. Si la infusión se combina, sobretodo antes de ir a dormir con zumo de limón y miel, el resultado se potencia de manera muy positiva.
    • Se puede utilizar el aceite para fricciones o masajes pectorales, unas 10 gotas de aceite mezcladas con aceite base o de almendra, con el fin de aliviar resfriados y problemas respiratorios



  • Si la zona afectada es la garganta o se padece de tos ferina, es muy recomendable hacer gárgaras con una infusión de eucalipto durante tres o cuatro minutos, alternando pequeñas pausas cada 30 segundos. Además esto ayuda a desinfectar y mantener las encías limpias y sanas.
  • La utilización de gasas o compresas humedecidas en aceite de eucalipto y agua caliente son altamente efectivas en casos de vaginitis, infecciones del tracto urinario y afecciones de la piel como dermatitis.
  • También se pueden utilizar como desinfectante y limpiador de infecciones, heridas, cortes, acné o llagas en la piel. Es interesante señalar que en la industria farmacéutica se utiliza una resina rojiza muy oscura que producen algunas especies de árboles de eucalipto para producir fármacos destinados a la cicatrización de heridas o cortes cutáneos.
  • El aceite por su acción antiinflamatoria se puede utilizar de forma tópica diluido en agua o mezclado con aceite de almendra para tratar la artrosis, la artritis reumatoide y el dolor muscular masajeando la zona afectada regularmente, además de combatir el herpes labial o como repelente natural contra los mosquitos.
eucalipto aceite esencia
Aceite de eucalipto

Contraindicaciones

  • No tomar jamás el aceite esencial por vía oral, ni siquiera diluido o mezclado con otras sustancias.
  • No aplicar el aceite sobre la piel directamente sin diluirlo o mezclarlo con otro aceite. Las razones por las que no se puede utilizar el aceite directamente es debido a que es un producto altamente tóxico en dosis incluso relativamente bajas.
  • Tampoco tomar más de tres infusiones al día.
  • De cualquier manera debe utilizarse con precaución y siempre consultándolo con su médico, sobretodo en casos de mujeres embarazadas, niños y diabéticos.