Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Azafrán

azafran

Azafrán; el “oro rojo” de las especias

El apreciado azafrán, conocido popularmente como “oro rojo” por su gran valor económico, es una especia que se obtiene a partir de los estigmas secos presentes en el pistilo de la flor de una planta denominada Crocus sativus.

Esta especia resulta muy característica por su gran capacidad para teñir, proporcionando a las comidas en las que se usa un color amarillo con tonos dorados. Esta propiedad, inherente a ciertos componentes químicos como el safranal o la pirocrocina, le proporciona sabor amargo y aroma peculiar. Su flor de pétalos morados, aloja en su pistilo los estigmas o filamentos que, tras ser secados, se convierten en azafrán.

azafrán
Oro rojo. Hebras de azafrán.

Origen del azafrán

Su origen es muy antiguo, procedente de la región india de Cachemira, extendiéndose por todo el mundo y alcanzando gran popularidad. Existen indicios escritos en tablillas cuneiformes de su uso hace 5 000 años en la región de Mesopotamia y se conoce un amplio uso en el antiguo Egipto, con la utilización incluso en sus rituales funerarios. A España llegó por mediación de los árabes, extendiéndose por toda Europa, arraigando muy especialmente en Gran Bretaña y por el continente americano.

En nuestros días, se trata de una especia altamente valorada y, sin duda, la más valiosa. La mayor producción mundial se registra en Irán, destacando también países como España, Grecia, India o Marruecos. El cultivo de la Crocus sativus no es nada complicado ni requiere de condiciones excesivamente exigentes. La verdadera dificultad estriba en el proceso necesario para extraer la especia y la mano de obra necesaria. La flor de la Crocus sativus florece al alborear el día y su recolección debe ser muy rápida, para evitar que se marchite y los estigmas pierdan las propiedades características del azafrán. Además, solo se aprovecha una cantidad muy pequeña de estigmas y son necesarias cerca de 250.000 flores para conseguir un kilo. De ahí, su precio elevado, cerca de 3 000 euros por kilo de esta especia.

Usos ancestrales y variados del azafrán

En su recorrido histórico, los usos del azafrán han sido muy variados. En la antigüedad, se le suponían virtudes divinas, afirmando los griegos que el propio Zeus dormía sobre una cama de azafrán, para mantener su afamado vigor sexual. Porque, se le atribuían propiedades afrodisiacas únicas. Por eso, a su flor también se le denomina flor de San Valentín y su presencia estaba asegurada en banquetes nupciales griegos y romanos.

azafran flor

Pero, sin duda, el uso más popular del azafrán es gastronómico, para dar color y sabor a diferentes guisos y platos, como la famosa paella. En España, en el territorio de la Corona de Aragón era muy frecuente en su cocina medieval, al ser la única especie de producción autóctona, no importada.

También su uso como colorante se remonta a un pasado muy lejano. Ya los persas aprovechaban su poder para teñir diferentes tejidos e hilos usados para confeccionar túnicas, ropajes y tapices. En la India, esta función se acompaña de una concepción sagrada, sirviendo para teñir la indumentaria de los sacerdotes budistas.

Azafrán; propiedades medicinales

Las propiedades medicinales del azafrán están más que comprobadas en múltiples aspectos relacionados con la salud. Además, se siguen estudiando sus efectos para determinar su efectividad en otros posibles beneficios.

  • Efectos positivos para el aparato digestivo y beneficios para el hígado. Su utilización como especia en las comidas se complementa con una excelente estimulación del sistema digestivo en general. Indicada para el tratamiento de problemas de inapetencia (falta de apetito) o dispepsia (trastorno digestivo que aparece después de comer siendo sus síntomas más generales el dolor de estómago, ardor, pesadez, flatulencias y náuseas), contribuyendo a una buena digestión al aumentar las secreciones. La crocetina, uno de sus componentes químicos, estimula la producción de bilis y protege al hígado de lesiones.
  • Indicado para tratar trastornos del aparato reproductivo femenino. Desde la antigüedad se conocen los efectos del azafrán como poderoso antiespasmódico, indicado para aliviar dolores menstruales. Su capacidad de favorecer el ciclo menstrual femenino tiene acción efectiva sobre el flujo y evita la presencia de cólicos uterinos.
  • Poderoso antioxidante natural. Otra de sus propiedades comprobadas es su efectividad como potente antioxidante. Actúa sobre los radicales libres que provocan el envejecimiento progresivo de las células del organismo, proporcionando una mejora general de la salud. Además, no es necesario un consumo muy elevado para apreciar esos efectos.


  • Mejora de la memoria y posible ayuda para enfermedades de tipo degenerativo. El consumo de azafrán se convierte en buen complemento alimentico para tratar problemas de ansiedad y mejorar la memoria y otras habilidades de tipo cognitivo. La acción antioxidante demostrada es objeto de estudios científicos para comprobar su posible efectividad en enfermedades degenerativas como el parkinson o el alzheimer.
  • Ayuda en algunos trastornos de la visión. En tanto los órganos relacionados con la visión tienen relación directa con el sistema nervioso, el azafrán se constituye en importante ayuda para evitar ciertos trastornos. Además de sus efectos antioxidantes, el safranal tiene la capacidad de mejorar las funciones propias de la retina. Mejora, también, el estado de los vasos sanguíneos presentes en los ojos y atenúa el proceso degenerativo de las células receptoras de luz.
  • Tratamiento de enfermedades cardiovasculares. Es muy efectivo para prevenir estas enfermedades por sus propiedades de fortalecimiento cardíaco, al favorecer la nutrición capilar. La reducción del colesterol que acompaña al consumo de azafrán, gracias a la crocetina, ayuda a tratar la arteriosclerosis.
  • Eficaz en tratamientos anticancerígenos. Dotado de betacarotenos y flavonoides, el azafrán contribuye a limitar el crecimiento de tumores, alargando así la esperanza de vida del enfermo.
  • Buen complemento para uso de los diabéticos. Probado en el tratamiento de la diabetes de tipo II como ayuda frente a la neuropatía diabética, daño nervioso producido por exceso de azúcar en sangre. También previene problemas de visión asociados a esta enfermedad.
  • Propiedades antidepresivas y sedantes. Las sustancias sedantes presentes en su composición suponen una buena ayuda contra la ansiedad y el exceso de nerviosismo, así como el insomnio y otros trastornos en el sueño.
  • Reduce la fiebre y alivia el dolor de muelas. Como poderoso diaforético, el azafrán favorece la sudoración, aspecto que le convierte en elemento ideal para reducir la fiebre. Su utilización tópica como alivio para dolores de muelas, llagas y problemas de dentición infantil es otro de los clásicos usos medicinales del azafrán.

 

Y recuerda; «Cuida de tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir«. Jim Rohn