Saltar al contenido
Las Plantas Medicinales

Uña de gato

uña de gato

Uña de gato, una “hierba milagrosa” procedente de la selva de Perú

Uncaria tomentosa es el nombre científico de la planta conocida popularmente como uña de gato. Bautizada con otros múltiples nombres, como garabato, bejucote, rangaya o samento, esta peculiar denominación se debe a la presencia en la planta de unas espinas con una forma parecida a la garra de un felino. Éstas le sirven para fijarse a la corteza de los árboles. La uña de gato es una planta trepadora, una especie de liana con el tronco delgado y de aspecto leñoso, que se sujeta a los troncos, llegando a alcanzar alturas cercanas a los 15 metros.

uña de gato
De aquí viene el nombre tan peculiar de esta planta.

El origen y hábitat característico de esta planta silvestre, el lugar donde encuentra su mayor distribución y presencia, es la zona de la Amazonia de Perú. En concreto, se localiza en las laderas de la cordillera andina, prefiriendo para conseguir un óptimo desarrollo altitudes cercanas a los 800 metros sobre el nivel del mar.

Usada como planta medicinal desde hace miles de años

Conocida también en muchos ambientes como la “hierba tropical milagrosa de las selvas peruanas”, esta planta ha sido utilizada en las medicinas tradicionales de la zona desde hace más de 2 000 años, por sus reconocidas propiedades curativas y como medio de sanación tradicional de los indígenas amazónicos.

Su descubrimiento y uso en el mundo occidental es relativamente reciente. Solamente se puede hablar de esta planta como una especie botánica descrita de forma científica desde el año 1830, en base a los estudios realizados por parte del naturalista Arturo Brell, entre varias plantas recogidas en la selva peruana. Para que se sistematizaran en un marco científico sus poderes medicinales, ya conocidos ancestralmente por poblaciones indígenas como la etnia asháninka o los yaneshas, habrá que esperar bastante más, pues los primeros estudios sobre esos efectos curativos corresponden a la década de los años 70 del pasado siglo.

Son la raíz y la corteza las partes de la planta en las que residen de forma principal esas virtudes medicinales. Allí es donde se encuentran sus principios activos más potentes, como los alcaloides oxindoles, terpenos, glicósidos, esteroides y polifenoles. Su uso suele estar asociado a la preparación de infusiones medicinales con esas partes extraídas de la uña de gato.

corteza uña de gato
Corteza de uña de gato

Múltiples propiedades medicinales de un potente regulador inmunitario

Los efectos positivos de la uña de gato han sido estudiados por investigadores de prestigio internacional durante los últimos años. Así se ha podido comprobar su efectividad contrastada como adaptógeno (sustancia natural que ayuda al organismo a alcanzar mayor rendimiento físico y mental) y como un regulador eficaz del sistema inmunitario, así como su utilidad en el alivio o tratamiento de múltiples enfermedades y trastornos:

  • Mejora general del sistema inmunitario. Científicamente, se atribuyen estas virtudes a la presencia de alcaloides que incrementan la capacidad fagocitadora de los glóbulos blancos, para actuar de forma más efectiva frente a la acción de microorganismos dañinos y patógenos diversos.
  • Importante ayuda en la lucha contra el cáncer. Resulta de gran utilidad como complemento reparador y protector frente a las terapias contra el cáncer basadas en quimioterapia. Además, contribuye a la inhibición del crecimiento de estas células de carácter maligno, evitando la metástasis e incluso consiguiendo su disminución de tamaño. Su función antioxidante ayuda a deshacerse de los radicales libres y a expulsar otras sustancias tóxicas fuera del organismo.
  • Eficaz en la lucha contra ciertos tipos de virus. La uña de gato está calificada como un efectivo antiviral, reconociéndose su capacidad para retrasar el avance del virus VIH y los efectos del SIDA. Su utilidad se extiende a otros virus, como los que están en el origen de distintos tipos de herpes o del sarcoma de Kaposi.


  • Reducción de inflamaciones y dolores. Los beneficios antiinflamatorios atribuidos al uso de la uña de gato resultan de gran utilidad en el tratamiento de enfermedades y dolencias como la artritis, la bursitis, el reumatismo o las fibromialgias.
  • Extraordinarias propiedades de limpieza y desintoxicación del tracto intestinal. Esa actividad limpiadora y antiinflamatoria supone un alivio importante en trastornos como la enfermedad de Crohn, parásitos intestinales, colitis, alteraciones de la flora intestinal, síndrome de intestino irritable y toda una serie de problemas relacionados con esta parte del organismo.
  • Efectos inhibidores de la trombosis y agregación de plaquetas. Otro de sus alcaloides, la Ryncophylina, atesora estas propiedades, verdaderamente valiosas para la prevención del riesgo de ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. Inhibe la formación de coágulos en el sistema circulatorio y la obstrucción de las arterias por parte de las plaquetas, contribuyendo a un aumento del flujo circulatorio.


Más plantas medicinales

No olvides compartir este artículo si crees que puede resultar útil a tu gente.

Y recuerda; «La salud y la alegría se engendran mutua y naturalmente«. Joseph Addison